GLORIA A LAS DERROTAS

miércoles, 27 de agosto de 2008

MEDICINA VENCIDA

Es difícil explicar lo que le paso al Estudiantes de Franco Navarro ese 2001. Una remontada bárbara en el Clausura estaba a punto de convertirse en una de las campañas más memorables de un equipo provinciano. Sin embargo, el destino les tendría separado otro final...



Solo una vez pude ver a Estudiantes en una cancha. Un 24 de noviembre de 2001, mi abuelo me invitó al Nacional para pasar la tarde-noche viendo un doblete. Al comienzo, Cristal recibía a Melgar, pero a mi no me importaba mucho ese encuentro. Más bien, me ganaba la curiosidad por ver a ese empeñoso equipo recién ascendido que ya generaba múltiples simpatías. Ese día Medicina perdió con Boys 2-1, que lo volteó el partido. Pero, eso era lo de menos, porque desde aquel día -con mi camiseta de la Fiorentina en émulo de la morada iqueña-, viendo a la fiel y entusiasmada hinchada de Estudiantes con el Señor de Luren como estandarte, descubrí que no hay tierra más corajuda que Ica.


¿QUE ERA ESTUDIANTES DE MEDICINA?

No estaría de más empezar recordando que el Club Social Estudiantes de Medicina -así se llamó el ya extinto club- fue fundado en Ica un 15 de septiembre de 1975. Se creó como un club social en la facultad de Medicina de la Universidad San Luis Gonzaga. Tras jugar gran tiempo la liga local y la Copa Perú, recién tomó protagonismo en 2000, cuando por primera vez en su historia llegó a la final -antes apodada 'Finalísima- del torneo nacional de ascenso. Aquella vez el héroe sería Aldo Reyes, un ignoto delantero que pasó por selecciones juveniles peruanas, quien anotó los tantos morados para los triunfos por 1-0 en los partidos de ida y vuelta. Como dato adicional: José Ramírez Cuba fue -para variar- el DT.


COMIENZO DURO

El Apertura fue la prueba inicial de Estudiantes. Le costó mucho. Lo mejor de la primera parte del año fue quizá el triunfo 1-2 ante Universitario en el propio 'Monumental'. Después, los iqueños no se mostraron sólidos ni siquieran de locales y encontraron sitio al fondo. Con 20 puntos, Estudiantes fue penúltimo del Apertura apenas por encima del Deportivo Wanka, viejo conocido en esos lugares de la tabla. El descenso amenazaba y no era por gusto. Si no se ponía las pilas, la baja no iba a ser una sorpresa.


UNA CURA URGENTE

La historia comienza aquí. Para el Clausura, se harían contrataciones importantes y el compromiso de la directiva con el equipo se demostró. A Ica llegaron el argentino Carlos Barrionuevo, del ascenso de su país; Germán Carty, quien estuvo jugando por el Blooming boliviano; César Charún, que actuaba en el Municipal Limeño de El Salvador; el nigeriano Emeka Ezeugo, implicado más tarde en un hecho delictivo; Juan Flores, suplente en la 'U'; Alex Magallanes, habitual en la volante de Boys; y Guillermo Saco Vértiz, juvenil de Cristal con pocas oportunidades. Unido a ellos, Paul Cominges, goleador comprobado pero solitario en el ataque morado durante el pobre Apertura.

Un arranque auspicioso sin dudas fue vencer 1-0 en la primera fecha a Alianza Atlético en Sullana con gol de Paul Cominges. Sin embargo, la alegría del triunfo inicial decaería tras perder a la fecha siguiente con Cristal por 1-2 en el Picasso Perata, un estadio precario de propiedad del IPD con capacidad para 7 mil personas, sin tribunas populares y con un tanque de agua comunal dentro que fungía como sede de Estudiantes. La historia del Apertura parecía repetirse y ya muchos presagiaban el descenso de los iqueños.


EL INICIO DEL SUEÑO

Con los dientes apretados. 'Cheta' Domínguez disputa un balón aéreo en área iqueña. Atrás, 'Chiquito' Flores y John Hinostroza siguen la jugada con la vista y angustiados



Sin mayores argumentos, Estudiantes visitaba el 'Monumental' la tarde de un 11 de Agosto. A pesar de haber realizado en el Apertura una campaña paupérrima, Universitario venía de ser tricampeón del fútbol peruano y un triunfo local no estaba en discusión. Pese al buen antecedente morado de su triunfo en el Apertura, las apuestas iniciales se confirmaban cuando el argentino Martín Vilallonga abrió el marcador de penal. Era una victoria algo trabajada pero segura (foto). Fue cuando Estudiantes dio su primera sorpresa del Clausura: Víctor Reyes, en el segundo minuto de compensación, empataría el partido y al festejar no sabía que marcaba -además del gol- el inicio del camino exitoso en ese Clausura. En la siguiente fecha, vencería a Aurich como local por 1-0. Curiosamente, el tanto de Pedro Miranda se produjo nuevamente a los 92'.

Visitó luego Cusco para jugar con Cienciano, sin presagiar que el equipo rojo sería posteriormente su rival directo por el título, y cayó categóricamente por 4-1. De regreso a Ica, Melgar lo sorprendería en el Picasso Perata al ganarle por 1-2. Los altibajos estaban haciendo tambalear nuevamente a los morados. Por ello, el triunfo siguiente en Huancayo fue vital. Ante Unión Minas, el equipo de Navarro hizo prevalecer sus condiciones y se impuso 1-3. Nuevamente como local, daría cuenta del Boys por 2-1 y Coopsol por 1-0. A la fecha 9, Estudiantes sumaba 16 puntos y se metía para asombro del resto entre los primeros de la tabla. Pero una cosa era más importante para los iqueños, que tenían como objetivo más bien la salvación de categoría: estaban aprendiendo a ganar como locales.

Aunque de visita no lo hacían nada mal. En su segunda expedición a Huancayo, le ganaron claramente por 0-2 a Wanka. A su retorno a casa les esperaba quizá la prueba más difícil como locales: Alianza Lima. Partido parejo y empate a dos con goles de Cominges, que ya se hacía goleador del equipo y del campeonato. Se dice que en aquel partido, Franco Navarro fue tentando por primera vez para ser técnico íntimo. Navarro descartaría su ida inmediata pero termiaría firmando un pre-contrato. Así terminaría la primera rueda.


LA COSA VA EN SERIO

Tu Libertad. Tim apostó fuerte por Estudiantes ese 2001 y auspició al equipo durante el Clausura. En la escena Juan Flores, Luis Galliquio, entre otros jugadores iqueños, con la peculiar camiseta roja que -billete de por medio- reemplazó aquella tarde ante Cristal a la morada.



Sería una nueva partida con pie derecho. Con tantos de los zagueros Charún y 'Panaderito' Díaz, Estudiantes le encajó dos a Sullana en el Picasso. La moral al tope y los bolsillos llenos: A la siguiente fecha visitaba a Cristal en el San Martín y estrenaría auspiciador nuevo. La empresa italiana de telefonía celular Tim apostó por el emergente cuadro iqueño y hasta logró una peculiar manera de vestirlo en aras del márketing ingenioso. Aquel 13 de octubre de 2001, Estudiantes saltó al campo vestido de rojo y azul, los colores de su sponsor (foto). Sin embargo, la visita no llamó la atención precisamente por su novedosa indumentaria, sino por su buen juego. A los 19', el artillero Cominges marcaría el primero que se estiraría hasta el angustioso empate del 'Chorri' Palacios, paradójicamente, a los '92. A pesar del empate, el punto le servía de mucho a Estudiantes en sus aspiraciones de zafar del descenso. Por si fuera poco recibiría a Universitario en la siguiente fecha. Las ansias merengues de revancha estaban intactas.

Pero este equipo de Navarro era cosa seria. Y no solo tenía a Cominges como goleador, sino a su acompañante: Germán Caty, un atacante de juego poco ortdoxo y trayectoria dilatada. Fue precisamente el 'Avestruz' quien le dio tres puntos más a Medicina, en un encuentro marcado por los roces entre Juan 'Chiquito' Flores -desafectado de la 'U' por problemas internos- y el actual técnico de la selección, 'Chemo' del Solar, a quien el arquero culpaba de su salida de Ate. El partido tuvo una bronca entre las barras y se suspendió a falta de siete minutos, los que se jugaron días después en el Nacional. Luego, vendría un triunfo importante en Chiclayo ante Juan Aurich por 2-3. La parada siguiente prometía ser el paso decisivo en las aspiraciones moradas, que ahora apuntaban hacia arriba: El choque con Cienciano.


SAN CESAR EN EL SAN MARTIN

Final adelantada. Cienciano y Estudiantes habían sorprendido en el Clausura 2001 y peleaban fecha a fecha por el liderazgo de la tabla. En la placa, Germán Carty y Joszef Poszgai disputan un balón en uno de los mejores partidos de aquel año.



Estudiantes había ganado el partido ante la 'U' en la fecha antepasada, pero había perdido su localía. Disturbios en las tribunas provocaron que se decidiese sancionar al Picasso Perata. Sin campo para el trascendental encuentro ante los cusqueños de Carlos Daniel Jurado; que tenían en la dupla de delanteros uruguayos con cabellos multicolor Mauricio Martínez y Ernesto Zapata; y en el mexicano Oscar Olvera en creación, a uno de los mejores ataques del campeonato, la dirigencia iqueña decidió arrendar el estadio San Martín de Porres en Lima. Así, la primera tarde del mes de noviembre fue testigo de un partidazo, propiamente dicho. Adelantó el 'Colo' Zapata a los 33' de penal, pero Rubén 'Panaderito' Díaz igualó por la misma vía a los 56'. Mientras la visita se conformaba con el empate casi inminente, Estudiantes siguió insistiendo con el empuje mayoritario de sus parciales (foto). Y de repente llegó el triunfo. Una jugada polémica derivó en el tanto de César Charún a los 93 minutos. Víctoria increíble celebrada a más no poder por los iqueños, que en medio del éxtasis alzaron en hombros al DT Franco Navarro.

Viaje a Arequipa y otros tres puntos más. Germán Carty, que se hizo presente con goles en la última parte de la campaña, anotó el solitario tanto del partido sobre los 66'.


¿SUFRIR PARA GOZAR?

En lo más alto. 'Churrito' Hinostroza, el hombre iqueño con más minutos en cancha durante el año, se encarama en torre morada de felicidad. Era inevitable pensar que Estudiantes estaba para campeón.



Vinieron tres partidos de infarto para Medicina. El primero lo enfrentaba con Minas en Ica. A primera impresión, parecía ser un encuentro de trámite para los estudiantiles; sin embargo, los hombres de Rafael Castañeda sela pusieron harto complicada a los locales, que apenas pudieron ganar 2-1, con susto pero eufóricos por una victoria más a poco de acabar el torneo.

Regresó Estudiantes a Lima luego de su épico 2-1 a Cienciano, esta vez para jugar con Boys en el Nacional. El encuentro -al que se hace referencia en las cursivas iniciales del post- comenzó con un golazo de tiro libre de 'Panaderito', pero los iqueños se relajaron y cedieron la iniciativa a los rosados. Por entonces, una fiebre danzante se apoderaba de 'Chiquito' Flores, quien acostumbraba dar unos pasitos de baile para deleite de la tribuna; mientras el balón estaba lejos del área, claro. Empató un por entonces juveniles Omar Zegarra y Johan Fano, de penal, volteó. Una caída dura de los iqueños, sin duda.

Ahora, el calendario oligaba la expedición a Trujillo para visitar a Sport Coopsol. Fueron 90 minutos llenos de goles, siete exactamente. 'Peluquita' Saavedra inauguró el marcador para los trujillanos, Paul Cominges empató. Nuevamente marcó Coopsol con Amilton Prado, pero Barrionuevo volvió a igualar con un tiro desde fuera del área. Adelantó a los iqueños momentáneamente Carty, pero otra vez emparejaría el colombiano Saraz. El gol definitivo lo haría Cominges a los 70'. Triunfazo para recobrar la moral. Ahora venía el tramo definitivo.


GOLPE A LA ESPERANZA

Desconsolados. Germán Carty, en primer plano, se retira del campo en el Picasso Perata tras la derrota 2-0 ante Wanka, lo siguen Magallanes y Miranda. Atrás, 'Panaderito' Díaz y 'Chiquito' ensayan explicaciones personales.



Estudiantes era bolo fijo al título, solo tenía que ganar sus partidos restantes -ante Wanka y Alianza- para coronarse campeón del Clausura sin mayores problemas.

Y el día esperado llegó: el 8 de diciembre de 2001, los morados recibían la visita del huancaíno Deportivo Wanka, uno de los equipos más irregulares del año y candidato al descenso. Quién diría que Estudiantes, el benjamín del torneo y jamás considerado favorito en partido alguno, era ahora el candidato absoluto para ganar, o golear incluso.

Pero ese día el equipo Roberto Mosquera le arrunaría la película a los iqueños. Santiago Acasiete, el hoy zaguero del Almería español, marcaría de cabeza a los 41' el primero (foto inferior). El shock no había pasado aún en el Picasso Perata, cuando 'Loverita' Ramírez anotaría el 2-0 definitivo. Baldazo de agua fría para los de Franco Navarro, que se retiraron del campo incrédulos de la derrota (foto superior).


Así, llegaba el equipo de la Huacachina a la última fecha con opciones menores que las de Cienciano -que en la misma fecha le ganó a Melgar 1-0 y llegó a la punta con dos unidades de ventaja-. Por ello, era imperiosamente necesario que Estudiantes saque tres puntos de Matute, en su último partido ante Alianza Lima. Además, debía esperar que Cienciano no le ganase a Aurich en Chiclayo para tentar la posibilidad del título o de una definición. No obstante, existían en ambos choques otros intereses de por medio: Aurich debía sumar para no descender y Alianza, con más obviedad que rumor, tenía que dejarse ganar por Estudiantes para que se enfrente nuevamente a los iqueños en la definición del título nacional a dos partidos, algo más absequible sin dudas que enfrentar a Cienciano en la altura.


NO TODO CUENTO DEBE TENER UN FINAL FELIZ

Cienciano empató a uno y Estudiantes le ganó 1-2 a Alianza. La definición en Arequipa -sí, en altura porque los cusqueños ganaron el sorteo de la elección de la sede neutral- le favoreció a los de Jurado por 1-0 con gol de 'Colo' Zapata. Eso ya es historia conocida, lo que aquí quise recordar es el paso por la mente futbolera nacional de ese Estudiantes 2001, paradigma del empeñoso fútbol provinciano que se nos va y que, sin quererlo, estuvo tan cerca de la gloria, que hubiese sido menos doloroso perder perder la categoría que el título del Clausura en esa noche arequipeña.


BONUS TRACK

1. ¿Una maldición?.
Por si fuera poco, luego de la definición por el Clausura con Cienciano, Estudiantes tuvo la opción de meterse en la Copa Libertadores. Los partidos definitorios ante Sporting Cristal se jugaron ambos en el Nacional (la directiva rimense hizo un generoso 'donativo' para la aceptación iqueña de esa localía). En el primero, Estudiantes vencía claramente 4-0, con tantos todos de Carty, y tenía un penal a favor para el quinto. Ruben Díaz lo falló y Medicina pareció entrar en pánico. Cristal terminaría descontando tres veces. Tres días después, sin sus jugadores 'lesionados' y tras la ida de varias figuras de la campaña ante la finalización de sus contratos, Estudiantes se despediría de su última chance de éxito. Un 3-0 en contra, contando con apenas dos suplentes en banca.

2. Yo mismo soy. Los jugadores oriundos del equipo iqueño eran el volante Frank Aguirre, el defensor José Luis Cajo; el '6' Luis Galliquio, el primo de Jhon; el arquero Wilfredo García, Jaime y Juan José Franco, Carlos Rivas, William Rivera y Javier 'Puma' Toledo.

3. Diáspora iqueña. Para el año siguiente el equipo se desmanteló por completo. Desde el técnico Franco Navarro, quien se fue para Alianza junto a Carlos Barrionuevo, hasta la mayoría del plantel estudiantil buscaron mejores horizontes.

4. ¡¿Qué hiciste?!. Luego de un par de campañas irregulares, el equipo sería fusionado con el Atlético Grau de Piura. Roberto Martínez, por entonces técnico de Medicina, decidió en 2004 comprar el club en sociedad con el empresario piurano Luis Miguel Ciccia para crear, en fusión con el cuadro amarillo, el Grau-Estudiantes. Los resultados no fueron los esperados y el novel equipo terminó en el abandono. Finalemente, se retiraría del campeonato aduciendo problemas económicos. En la acción, desaparecería para siempre el Estudiantes de Medicina de Ica. Hasta hoy, 'Los Coyotes' esperan a Martínez para 'agasajarlo' y ni de broma subirían a un bus de Civa.

5. No es lo mismo. En la actualidad participa en la liga distrital de Ica un cuadro llamado Juventud Estudiantes de Medicina, con el mismo origen pero ni por asomo con el mismo arraigo de este Estudiantes 2001 que sorprendió a todos, ese Estudiantes que estuvo cerca de la hazaña. Por ahora, pasaran ráfagas de esos momentos en cada integrante de ese equipo. Pensarán, sin embargo, como intento tímido de consuelo: "Total, casito la hacemos".

4 comentarios:

Polar129 dijo...

Que buen blog, con grandes recuerdos ... deberias tocar el caso del Sport Boys 98*, o la campaña de 2ª de Villa del Mar, que casi asciende.

Ah verdad, la campaña de la Sub20 del 99, con Oblitas al mando.

Frank Rivers dijo...

Estudiantes no fue a la Copa no por demeritos propios, sino por que en el futbol, la mafia siempre estara perenne, Querian que vaya ÇCienciano o Cristal, por que EMI no les generaba ingresos, y como somos un pueblo pequeño del caso nunca se hablo mas. Como hincha de Sporting Cristal, siento verguenza y asco de aquel play off, que perdiendo 0-4, remontamos 3-4 y ganamos luego 3-0. Ahi hubo una mafia tremenda, y lo mismo en la final en Arequipa, todo para que EMI no vaya a la Copa.

Mark dijo...

Excelnte tu redaccion, gracias
buenos tiempos en verdad, ojala vuelva algun el futbol profesional a Ica.. y si es un eqipo cm mdicina mejor.. morado, y con la ayuda del Sr de Luren

Martin dijo...

Ese partido definitorio debio jugarse en Lima, en esos instantes medicina era mas que cualquier equipo, muchas gracias por la nota, yo asisti a ese partido suspendido en ica con la u, al del nacional contra boys y al 3-4 con cristal por el playoff (tenia 15 años aprox vivia en Nasca).. las barras de estudiantes eran espectaculares